Nueva tienda Bull Bike

CD WOLFBIKE TEAM GRUPO EUROCENTER SEGUROS Inaugurando la nueva tienda Bull Bike en el Zaidin  ( BULLBIKE ARMILLA ) zaidin . Que no decaiga la noche ….. veremos a ver cómo acabamos 🙈 🍻🍻🍻🍻🍻🍻🍻🐺🐺🐺🐺

Maria Diaz Pernia

Maria Diaz Pernia termina entre las 45 primeras en el Campeonato UCI Marathon Singen, Alemania.
Se trae de tierras alemanas un extra de motivación para las próximas pruebas que vienen.

Enhorabuena campeona, estamos super orgullosos!!!!

SIERRA NEVADA LIMITE 2017

CD WOLFBIKE TEAM GRUPO EUROCENTER SEGUROS SIERRA NEVADA LIMITE 2017

Buena carrera de nuestros corredores wolf en la Limite de sierra Nevada . Victor Monreal Molina David Uzal y Jony Parra enhorabuena chicos vaya carreron que os habéis marcado hoy . 💪power wolf 🐺

Festival Bike Huetor Tajar

CD WOLFBIKE TEAM GRUPO EUROCENTER SEGUROS Magnífica representación wolf de nuestro incondicional biker Juan Ramon Díez Florido . Buena carrera ( bike festival Huetor tajar ) que se marco nuestro malagueño el 102 de la general dándolo todo . Un orgullo verte cruzar la meta con los colores del club 🐺🐺🐺

Gracias a nuestros patrocinadores 

EUROCENTER 

#Bullbikearmilla#

#Dplatos#

#GrupoAbades#

#ocionevada#

#PianoBlanco#

#DrBike#

Ocho sencillos puntos de engrase para eliminar crujidos en la bicicleta

Los crujidos de una bicicleta pueden llegar a ser frustrantes para muchos ciclistas que, a pesar de repasar su montura de arriba abajo, no terminan de dar con la fuente de dichos sonidos. Exceptuando el pedalier y la dirección (las dos zonas más propensas a crujir), cuyo mantenimiento puede no estar al alcance de muchos usuarios, lo cierto es que todos los ciclistas pueden revisar de forma muy sencilla ocho puntos de su bicicleta para eliminar esos crujidos misteriosos tan difíciles de localizar.
Ocho puntos de engrase para eliminar crujidos

1. La cadena: se trata del primer punto a revisar, puesto que con una lubricación insuficiente es la principal fuente de crujidos de una bicicleta. Una buena limpieza con algún producto desengrasante específico y una generosa aplicación de cera lubricante o similar, así como una aplicación rápida una hora antes de salir a rodar, son los hábitos más aconsejables.

2. Los pedales: es el principal apoyo de los pies de un ciclista y tienen que soportar un esfuerzo mecánico más que considerable. Aplicar un poco de grasa a la rosca de los pedales como mínimo una vez al mes y lubricar el mecanismo de los modelos automáticos de vez en cuando con unas gotas de aceite o una rociada de spray es fundamental para silenciar cualquier crujido proveniente de los mismos.

3. La biela izquierda: sin necesidad de desmontar el pedalier, la biela izquierda de una bicicleta se puede extraer simplemente aflojando uno o dos tornillos. Desmontarla, aplicar una capa de grasa y volver a montarla con el par recomendado por el fabricante suele ser una solución bastante aconsejable.

4. El plato (o platos) de la transmisión: las zonas de apoyo de los tornillos que sujetan el plato (o platos) a la araña de las bielas son una fuente de crujidos que pasa desapercibida para muchos usuarios. Desmontar los tornillos uno a uno, limpiar la superficie de apoyo y engrasar las roscas de los mismos antes de apretarlos nuevamente es la solución más rápida, sencilla, y eficaz.

5. La patilla de cambio: habitualmente fijada al cuadro mediante un único tornillo, la superficie entre la patilla del cambio y el cuadro o el propio cambio trasero se seca y acumula suciedad con el paso del tiempo. Desmontarla, limpiar la zona y aplicar un poco de grasa antes de volver a montarla elimina los crujidos provenientes de la misma.

6. La tija: la tija es otro de los elementos de una bicicleta que tiende a acumular suciedad y, con ello, a generar molestos crujidos a la hora de pedalear. Un mantenimiento básico compuesto por limpieza de la tija, la zona accesible del tubo del cuadro y el cierre de la misma, así como la aplicación de una ligera capa de grasa o pasta para carbono en la tija y la cara interna del cierre, son básicos para decir adiós a los crujidos.

7. Potencia y manillar: manillar y potencia de una bicicleta son dos piezas fundamentales que tienen que soportar una enorme carga de trabajo y, por tanto, tienden a crujir más de lo debido. La zona de contacto entre el manillar y la potencia, así como la de la potencia con el tubo de la horquilla, deben estar ligeramente engrasadas, ya sea con grasa de montaje o con pasta de carbono según sea el material de los componentes a mantener.

8. Los cables guiados: el guiado interno de los cables de una bicicleta se ha convertido en una especificación presente en la gran mayoría de modelos recientes. Engrasar ligeramente el punto de entrada de los cables hacia el interior del cuadro es más que suficiente para evitar crujidos producidos por el movimiento de los mismos debido a las vibraciones de la bicicleta al rodar.